La Fisioterapia Geriátrica es la especialidad de la fisioterapia que se encarga de la prevención y tratamiento de las enfermedades en las personas de la tercera edad como pueden ser dolor de cuello y espalda, artrosis, osteoporosis, desviaciones de la columna, contusiones y secuelas por caídas.   

Las técnicas que aplicamos habitualmente son masaje (circulatorio y linfático), cinesiterapia (movilizaciones), estiramientos musculares, termoterapia y ejercicios para mejorar el equilibrio, la postura y la marcha.

Los objetivos generales son mantener la máxima movilidad articular, mantener o incrementar la fuerza muscular, mantener o mejorar el equilibrio y la marcha, y conservar o recuperar la máxima autonomía de la persona.